¿Qué es la Responsabilidad Social?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es definida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad, afirmando los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con terceros, permitiendo a las empresas mejorar su competitividad y valor añadido.

Desde los inicios de su desarrollo teórico en la segunda mitad del siglo pasado, la Responsabilidad Social ha estado en gran medida acotada a las empresas, sin embargo, en la actualidad existe una creciente tendencia a extender la Responsabilidad Social a todo tipo de organizaciones, ya sean públicas o privadas, con o sin ánimo de lucro.

En esta línea se encuentra la Guía sobre responsabilidad social (ISO 26000: 2010) de la Organización Internacional de Estandarización (ISO), en la que se expone que el objetivo general de la Responsabilidad Social es maximizar la contribución de una organización al desarrollo sostenible.

Dimensiones de la Responsabilidad Social

De manera resumida, la Responsabilidad Social abarca tres grandes dimensiones:

– Económica: engloba asuntos como prácticas justas en las operaciones comerciales, transparencia y anticorrupción, prácticas justas de marketing… entre otros susceptibles de generar impactos de carácter económico en la sociedad.

– Social: incluye materias como las prácticas laborales, los derechos humanos, la participación activa y el desarrollo de la comunidad y asuntos de consumidores, es decir, aquellas materias y asuntos que pueden generar impactos en el desarrollo humano de una sociedad.

– Medioambiental: abarca asuntos como la protección de la biodiversidad, la prevención de la contaminación, el uso sostenible de los recursos naturales y la mitigación y adaptación al cambio climático. Por tanto, aquí se encuadran los impactos que la actividad de una organización genera en la naturaleza.

Beneficios de aplicación

La gestión responsable puede producir los siguientes beneficios:

A nivel interno:

  • Conseguimos implicar y comprometer al personal a través de la motivación, la comunicación interna y la cultura corporativa, obteniendo como consecuencia incrementar la productividad, la calidad del producto y el servicio al cliente.
  • Fortalecimiento financiero y de la gerencia.
  • Mejora del ambiente de trabajo, convirtiéndolo en más motivador y estimulante.
  • Capacidad de atraer y retener a personal de calidad, lo que repercutirá en desempeño del trabajo más eficiente.

A nivel externo:

  • Poder de atracción de nuevos clientes y fidelización de los mismos.
  • Mejora de imagen y calidad de nuestra marca y/o producto.
  • Incremento de la influencia de la organización en el mercado y en la sociedad.

 

Fuentes: Organización Internacional del Trabajo y Organización Internacional de Estandarización.

banner-sirse2